AMINA

País de origen Kurdistán 
Año de nacimiento 1986 
Problemática Apatridia
Situación actual Residencia permanente

Nacida en el año 1986 en Qamishlo, una ciudad ubicada en la región del Kurdistán, y perteneciente a Siria. El motivo por el cual Amina huyó de su hogar no es consecuencia directa del conflicto bélico que en los últimos años asola el país; sino por la frustración que le generaba la sociedad en la que vivía, una realidad que le parecía insostenible, debido a la persecución y discriminación hacia el pueblo kurdo.

Amina creció en el seno de una familia con muchas dificultades económicas. A base de sufrimiento y esfuerzo terminó el bachillerato en 2003, pues lo describe como el curso académico más difícil y exigente que ha realizado nunca, incluso teniendo en cuenta que en Barcelona ha finalizado recientemente una carrera universitaria. Explica que en su región es habitual regalar cosas de valor a los jóvenes como recompensa por completar este año de formación. Amina vendió todos los obsequios para poder viajar hasta la ciudad de Hasakah, con la intención de continuar allí sus estudios. No obstante, comprendió rápidamente que todo había sido en balde, pues la ley no le permitió matricularse –ni siquiera le otorgan el título de bachillerato– por ser kurda y no poder proporcionar un documento válido de identidad.

"Yo no quería ser ama de casa, la universidad era mi sueño."


KURDISTÁN

El Kurdistán es una región montañosa que geográficamente se ubica al este de la península de Anatolia, en la cordillera del Zagros, así como en algunos valles y mesetas adyacentes a la Mesopotamia superior. Durante siglos el territorio estuvo dividido entre el Imperio Persa y el Imperio Otomano. Al finalizar la Primera Guerra Mundial, tanto el Tratado de Lausana (1923) como el Acuerdo de Asia Menor (1916), dieron forma a la región, definiendo las fronteras y países que conocemos hoy en día. Desde entonces, el Kurdistán se encuentra repartido entre cuatro estados soberanos: Siria, Irak, Irán y Turquía.

Hace ya muchas décadas que el territorio ha sido reclamado por el pueblo kurdo, la etnia que reside en él. Se estima que actualmente hay unos 40 millones de kurdos en la zona, siendo así la nación sin Estado propio más grande del mundo. Tras el estallido de la revolución en 2011, el gobierno trató de ganar el favor del pueblo kurdo otorgándoles la nacionalidad como ciudadanos sirios. Hasta esa fecha, cientos de miles de personas habían sido apátridas –Amina era una de ellos–, y no contaban con documentos de identidad. 


Aquello fue un duro mazazo para Amina, quien siempre había tenido grandes aspiraciones y sueños. Admite que no podía conformarse con la vida y el rol que –por el simple hecho de ser mujer y pertenecer al pueblo kurdo– la sociedad patriarcal esperaba de ella. Con la voluntad de seguir formándose y crecer como persona, tomó la dura decisión de abandonar Siria. Uno de los motivos por los cuales elige Barcelona es que su marido –también de origen kurdo– llevaba viviendo varios años residiendo en ella. En el 2004 solicitaron la denominada “autorización de residencia temporal”, por motivo de reagrupación familiar; para que ella pudiera viajar e instalarse en España a mediados de 2006. "No tenía otra opción que marcharme. Yo no quería ser ama de casa, la universidad era mi sueño. "

Sin embargo, también en Barcelona se encontró muchas limitaciones y barreras burocráticas, ya que de nuevo no era capaz de demostrar su identidad o nacionalidad. Sus solicitudes de asilo y de apátrida fueron denegadas, y el único motivo por el cual no se ve forzada a abandonar el país es porque aún tenía vigente el permiso de residencia temporal. Durante los próximos cinco años reside en territorio español en una situación administrativa irregular, y dedica todo su tiempo a estudiar catalán y castellano –idiomas que domina a la perfección– preparándose a conciencia para las oportunidades que le pudiera deparar el futuro.

A raíz del conflicto bélico iniciado en 2011, su familia huye del país y solicita protección internacional en Alemania, donde aún viven como refugiados. El estallido de la guerra en Siria marca un punto de inflexión en su vida, pues como consecuencia del conflicto el gobierno sirio decide conceder al pueblo Kurdo la nacionalidad. A los 27 años de edad recibe su primer pasaporte. En el mismo año 2013 formaliza su registro oficial como pareja de hecho –dado que su marido ya había obtenido la nacionalidad española en el 2009– , y consigue la denominada “Tarjeta de Familiar de Comunitario”, y con ello el consiguiente permiso para trabajar y residir en España durante cinco años.

En este nuevo marco legal, Amina reemprende su formación tal y como siempre había anhelado, para finalmente graduarse en periodismo en el año 2017. En la actualidad Amina dispone de residencia permanente en España y trabaja como freelance para varios medios de comunicación, así como realizando labores de transcripción e interpretación. Es además una persona muy activa en redes sociales –más de 15.000 seguidores en Twitter–, plataforma que emplea como periodista para informar tanto sobre la actualidad siria como la española, y denunciar las injusticias y violaciones de derechos que se cometen en ambos países. Una de sus mayores ambiciones es llevar a cabo su propio proyecto documental sobre la situación del Kurdistán, a través del caso personal de su familia, quienes arden en deseos de volver a su tierra y rehacer su vida.

"Gracias a mi vocación, y al poder de las redes sociales, tengo la oportunidad de llegar a mucha gente. Transmitirles la situación del pueblo kurdo y de mi país, es mi mayor voluntad y mi obligación."

“Transmitir la situación del pueblo Kurdo es mi voluntad y mi obligación"

Alain

Andrii

Maritza

Amina

Yaasir

Lambert

Mahmoud

Enhamed

George

Laura

EQUIPO BARCELONA

Este proyecto documental ha sido posible gracias al esfuerzo de un equipo multidisciplinar integrado por:

Javier Corso

Coordinador / Fotógrafo

Alex Rodal

Editor Jefe / Investigador

Laura Van Severen

Diseñadora