MAHMOUD

País de origen Palestina
Año de nacimiento 1987
Problemática Conflicto armado
Situación actual Refugiado

Mahmoud creció en Gaza (Palestina), una región muy vulnerable y dependiente de la ayuda exterior. Nacido en el año 1987, ya desde muy pequeño vivió diariamente las consecuencias del conflicto bélico, perdiendo incluso a varios amigos bajo el fuego de las armas. Soportar esa difícil rutina le hizo darse cuenta de algo muy importante: quería dedicar el resto de su vida a ayudar a otros seres humanos.

Por ese motivo en 2008 se gradúa como Enfermero, precisamente el mismo año en que comienza la ofensiva israelí denominada “Plomo Fundido”. Dicho ataque militar contra la Franja de Gaza –que duró 22 días, y dejó tras de si casi 1400 cadáveres palestinos– provocó un alud de voluntarios y asociaciones procedentes de todos los rincones del mundo. Aquella fue la primera ocasión en la que colaboró con varias instituciones de cooperación y ayuda internacional, inclusive alguna ONG española.

“Ser refugiado no es algo nuevo para mí, ya lo era en Palestina."


LA FRANJA DE GAZA

Los dos territorios pertenecientes a Palestina –y actualmente considerados por la ONU en situación de régimen de ocupación militar– son Cisjordania (que incluye el sector Oriental de Jerusalén) y la Franja de Gaza. En el año 2006 ganó las elecciones por mayoría absoluta la lista “Cambio y Reforma”, vinculada al Movimiento de Resistencia Islámico, más conocido por su acrónimo “Hamás”. Esta organización palestina se declara como yihadista, islamista y nacionalista; y tiene sus orígenes en 1987, en el contexto de la primera “Intifada” (el levantamiento en contra de la ocupación israelí).

Este suceso propició una década de enfrentamientos entre Gaza (controlada por Hamás), y Cisjordania (gestionada por Fatah, acrónimo de la Autoridad Nacional Palestina). Varias instituciones en defensa de los derechos humanos, tales como Amnistía Internacional o Human Rights Watch, han denunciado públicamente a Hamás por cometer varios crímenes de guerra y contra la humanidad, tanto hacia el pueblo palestino como israelí.


En paralelo, Mahmoud se hallaba buscando trabajo dentro del ámbito de la salud. Un día acudió a una entrevista laboral en un hospital público, cuyo desenlace marcaría un punto de inflexión en su vida. Como él mismo reconoce, le pilló por sorpresa que en ningún momento le preguntasen por su formación, sus conocimientos en la disciplina, o sus aspiraciones dentro del sector. Al entrevistador no le interesaba nada lo relacionado con la medicina, sino únicamente su grado de devoción por la religión musulmana. Frustrado y muy enfadado, increpó a su interlocutor por el trato recibido –antes de abandonar airadamente el lugar–, hecho que le valió el verse incluido en la “lista negra” del gobierno.

"Hamás trajo consigo un cambio en las instituciones, incluido par los medios de comunicación, pues sólo aceptaba a aquellos que le seguían fervientemente."

Durante la guerra, y en la etapa posterior a ésta, Mahmoud se ocupó de coordinar la labor de ayuda humanitaria que prestan distintas asociaciones. Debido a esta buena relación, Hamás le pide que aproveche su posición privilegiada para robar fondos. Él se niega y recomienda a las ONG que comiencen a trabajar con el sector sanitario privado, ya que en el público el grado de corrupción es notable. Un nuevo episodio con el que se granjeó el resentimiento de muchos por ser fiel a sus propios valores.

Una de sus mayores preocupaciones siempre han sido los derechos de la mujer, una figura que, como él mismo lamenta, en su tierra “no vale nada”. Tras su experiencia como voluntario –recorriendo todo Gaza– experimenta de primera mano la vulnerabilidad de este colectivo, y por ello decide emprender un proyecto personal que haga frente a esta problemática. Comienza a impartir talleres de sensibilización y educación para las afectadas, e incluso contrata servicios de abogacía para explorar posibles formas de cambiar las obsoletas leyes que rigen el día a día de la región. "La censura era enorme. Incluso se prohibían los libros sobre educación sexual."

A Hamás no le gustaba la acción social que Mahmoud llevaba a cabo, pues se enfrentaba directamente a las tradiciones e ideologías que ellos abanderaban. A partir de ese momento le hicieron la vida imposible. A menudo recibía graves amenazas, e incluso se vio obligado a firmar un papel en el que aceptaba al cese de su actividad. El colmo de esta situación, que se había vuelto ya insostenible, llegó cuando en el año 2010 varios hombres le propinaron una brutal paliza que le dejó inconsciente. Al despertar se hallaba apresado en un gimnasio, el que fue su prisión particular durante casi un mes. Allí se sucedieron las torturas y los interrogatorios, hasta que finalmente le dejaron marchar previo pago de un generoso rescate. Sin embargo, aquella extorsión no fue el fin de la persecución.

Dado que Mahmoud hizo caso omiso al acuerdo impuesto y continúo ejerciendo su actividad, en febrero de 2012 recibió una amenaza de muerte que lo empujó a abandonar el país de forma definitiva. Huyó hacia Egipto, para llegar a nuestro país poco después, en abril del mismo año. Decidió viajar a Suecia para solicitar asilo, pues allí conocía a otros amigos procedentes de Palestina. No obstante, tras ocho meses viviendo en territorio sueco –aprendiendo su idioma y adaptándose a su cultura– , el Reglamento de Dublín le fuerza a regresar a España, y comenzar de cero. Reconoce que su frustración y cansancio en ese momento eran enormes, pero se sorprendió por el buen trato recibido al regresar a nuestro país. Durante un año estuvo viviendo en un centro de acogida de Madrid, donde pudo realizar varios cursos y aprender castellano. En sólo 6 meses su solicitud fue aceptada y recibió oficialmente el estatus de refugiado.

Llega a Barcelona en el año 2014, cuando le conceden una beca para cursar el posgrado en “Cultura de Paz y Gestión de Conflictos”, unos estudios que admite le cambiaron la vida. En octubre de 2015, CEAR le ofrece un puesto de trabajo como integrador social, debido a su larga y contrastada experiencia. Actualmente sueña con homologar sus estudios de enfermería y poder trabajar en ese sector, pero es inmensamente feliz con la oportunidad que se le ha brindado y con la que pude ayudar a otros refugiados. 

“Me sorprendió. No esperaba conocer tanto extranjero con voluntad de ayudar a mi pueblo."

Alain

Andrii

Maritza

Amina

Yaasir

Lambert

Mahmoud

Enhamed

George

Laura

EQUIPO BARCELONA

Este proyecto documental ha sido posible gracias al esfuerzo de un equipo multidisciplinar integrado por:

Javier Corso

Coordinador / Fotógrafo

Alex Rodal

Editor Jefe / Investigador

Laura Van Severen

Diseñadora