YAASIR

País de origen Somalia
Año de nacimiento 1994 
Problemática Terrorismo
Situación actual Solicitante de asilo

Yaasir nació en Somalia en el año 1994 en la localidad de Jilib, a siete horas en coche de la capital, Mogadiscio. Desde muy joven trabajó de forma esporádica en distintos sectores, ya fuera como dependiente en una tienda o dispensando carburante en una gasolinera. A principios de 2016 se encontraba vendiendo cigarrillos en la calle, tratando de ganar algo de dinero para su familia, cuando fue captado por un grupo extremista y recluido en contra de su voluntad.

En la región de la que procede existe una fuerte presencia y control del grupo terrorista “Al Shabab”, quienes como él mismo relata, amenazan a la población con la muerte si no cumplen todas sus órdenes. Una aciaga mañana acusaron a Yaasir de vender tabaco sin su consentimiento, y como castigo le obligan a trabajar para ellos realizando varias tareas domésticas a cambio de nada y en condiciones infrahumanas. Cuando él o alguno de sus compañeros de cautiverio protestaba, se ganaban una buena golpiza, e incluso llegaron a marcar su piel con el uso de un látigo. En cierta ocasión, le quitaron la camiseta y le obligan a permanecer estirado bocarriba, sobre un suelo de roca incandescente, bajo el sol de mediodía. Aquello provocó graves quemaduras a Yaasir, marcas que llevará toda la vida impresas en el cuerpo y la memoria.

“Ellos lo llamaban castigo. Mi cuerpo sobre la tierra hirviendo. Nos torturaron."


AL SHABAB

Cuando en el año 1991 es derrocado el régimen militar del dictador Mohamed Siad Barré, Somalia queda sumida en una atroz guerra civil que se ha prolongado hasta nuestros días. Desde entonces, la lucha armada entre diversos clanes rivales y señores de la guerra -y la ausencia de un poder estatal efectivo- ha generado un conflicto que parece interminable. Desde principios del nuevo milenio, y con la ayuda de fuerzas internacionales, se han intentado crear varios gobiernos de unidad y de transición. En respuesta a ello aparece el grupo insurgente Al Shabab, oficialmente vinculado a Al Qaeda desde 2012.

Se trata de la milicia extremista más activa de toda África, cuyo propósito es instaurar en Somalia un estado islámico de corte wahabí. El nombre oficial de este grupo terrorista yihadista es “Karakat Shabaab al-Mujahidin” (Movimiento de Jóvenes Muyahidines), pero se lo conoce fuera de Somalia como “Al Shabab”, que significa “Juventud”. En los últimos años han sido autores de multitud de atentados, cobrándose la vida de centenares de personas.

Como ha señalado varias veces el periodista somalí Abdi Bidhan Dahir, Somalia es aún a día de hoy el Estado más fallido de África, ya que el actual gobierno federal realmente no tiene ningún control o poder fuera de la capital. En las últimas décadas algunas de sus regiones se han proclamado independientes, como Puntlandia o Somalilandia. Dahir reconoce que Al Shabab controla la mayoría de las áreas rurales, especialmente en el centro y el sur del país, incluidas las carreteras que comunican a las ciudades y poblados. Incluso en la capital, Mogadiscio, la situación es sumamente insegura.


Su padre, harto de los maltratos a los que se veía sometido su hijo, convence a un conductor de autobús local para que le ayude a huir de Somalia. De ese modo, Yaasir viajó hasta la capital dentro del maletero de un vehículo, escondido entre varias cajas de fruta y leche para evitar ser interceptado. Durante dos meses malvivió en la mezquita de la ciudad, mendigando en el sector de Mogadiscio controlado por el Gobierno y no por los terroristas. Finalmente, su familia consigue comprarle un billete de avión para que escape a Turquía en busca de una vida mejor. Para alcanzar su destino, volvió a jugarse la vida cruzando la frontera suroeste, pues su vuelo partía de Kenia. Una vez en Turquía viaja en una pequeña embarcación hasta Grecia junto a otras doscientas personas. Desde allí seguiría por mar hasta Italia, y luego por vía terrestre hasta España.

Su odisea finaliza el doce de abril de 2016, cuando por fin llega a Madrid. Allí, unos compatriotas le sugieren que pida protección internacional. La solicitud es presentada y aceptada el día diecinueve del mismo mes. Poco después, y a través del CEAR, se le traslada a Barcelona donde se le incluye en el Programa Estatal. Las ayudas finalizan en septiembre de 2017 y poco después, en enero del 2018, entra en el Programa municipal Nausica.

En la Ciudad Condal ha desempeñado algunos trabajos temporales, primero como personal de seguridad durante dos meses, y luego como limpiador industrial otros seis meses. Recientemente le han renovado la tarjeta roja, pero como actualmente no tiene trabajo dedica todo su tiempo a estudiar español con la intención de conseguir nuevas oportunidades laborales. Con tan sólo veinticuatro años y toda una nueva vida por delante, su ambición ahora es formarse en el sector de la seguridad privada y trabajar en el aeropuerto como vigilante.

“La huella de aquellos días sigue sobre mi cuerpo."

Alain

Andrii

Maritza

Amina

Yaasir

Lambert

Mahmoud

Enhamed

George

Laura

EQUIPO BARCELONA

Este proyecto documental ha sido posible gracias al esfuerzo de un equipo multidisciplinar integrado por:

Javier Corso

Coordinador / Fotógrafo

Alex Rodal

Editor Jefe / Investigador

Laura Van Severen

Diseñadora